viernes, 5 de junio de 2009

Narcótico

Las rutinas te acarician
hasta amansarte
para ponerte a dormir
para siempre