viernes, 22 de septiembre de 2017

Hermann Hesse



Él estaba leyendo un libro, y sabía que Dios lo iba a matar cuando termine de leerlo. Entonces, lo leía despacito, para que la vida le dure más. 

Pero el libro era muy bueno, y a él le gustaba mucho, por lo que tenía una lucha interior, entre leer y morir, o leer y vivir. 

¿Qué sentido tenía la vida, si él no podía hacer lo que quería y terminar de leer ese libro? ¿Y qué sentido tenía terminar de leerlo, si no iba a tener vida para disfrutarlo?





No hay comentarios: